«Recordando a Vicente Escudero» de Luna Arboleda

Fotografías de Víctor Hugo Martín Caballero para FMC.

La fontanería crea, como laboratorio de expresión en el corazón del barrio Vadillos, quiere una vez más trabajar sobre las raíces de su tejido urbano. Y es que hay historias fascinantes hasta en los lugares más recónditos de la ciudad. Y aunque ya se han realizado exposiciones y eventos hace tiempo, para muchas personas Bailarín Vicente Escudero es una calle, una asociación y un Centro Cívico. Con esta voluntad de conocer y reconocer nuestra historia, creemos que es de justicia poner de relieve al artista más internacional del entorno de nuestro espacio creativo.

Vicente Escudero es un personaje fascinante, polifacético que viajó por todo el mundo, vivió en Montmartre codeándose con los vanguardistas como Picasso, Miró, Man Ray o Juan Gris.
Bailarín, coreógrafo, pintor, conferenciante, escritor y renovador del flamenco, considerado uno de los mejores bailarines del mundo. Se atrevió hasta con el cante y hasta creó unas castañuelas de metal, con nuevos toques rítmicos y sonoros. Vicente Escudero supo cuál era su pasión y desde niño desarrolló un aprendizaje autodidacta que le llevó a viajar primero al sur de España, después a Portugal, Francia y de ahí al resto del mundo.

En su interacción de disciplinas veía una estrecha relación entre la pintura y el baile, bailar con el cuerpo, pintar el baile, decía: «Antes de bailar un baile, le pinto. Forzosamente todo bailarín creador tiene que ser pintor de baile, un pintor sin tendencia, quizás, pero que ha de llevar dentro la plástica, el color y el ritmo». Es la mezcla entre tradición y modernidad, tradición y vanguardia. Realiza un baile geométrico, cubista, austero, de formas puras, sin artificio, un baile que ante todo respeta sus raíces y desde ahí lo desarrolla desde el arte más actual del momento, las vanguardias. Baila con los sonidos del tren, los motores, zapatea bocas de riego y alcantarillas, practica su verticalidad sobre un tronco a la orilla del Esgueva y prefiere bailar el sonido del viento al de una guitarra. En la sinceridad de sus formas y de su lenguaje está su espíritu castellano, que le lleva a hacer declaraciones sin tapujos, convirtiéndose como dice él en su peor enemigo. Cree en lo que hace y así lo defiende, llegando a redactar un decálogo sobre el baile masculino, sobre cómo debe ser.

Reconocido a nivel internacional y nacional, queremos refrescar la mala memoria de nuestra historia más cercana y brindar un homenaje a este gran artista. Y lo hacemos a través de la mirada y la fusión de técnicas de otra artista, Luna Arboleda.

Ella destaca en su trabajo audiovisual por sus retratos y la libertad con la que explora técnicas.
En esta exposición ha conseguido fusionar la plasticidad de los movimientos del bailaor con su faceta pictórica vanguardista.
La exposición está dividida en dos partes, en la primera en blanco y negro hace un juego de luces y sombras, inspirándose en los vídeos del flamenco.

En la segunda parte, los retratos se funden con fragmentos de las pinturas del autor llenándolo todo de color y trazos, gestos. En las paredes se pueden leer escritos de Escudero. Y mientras contemplamos la exposición se escucha su zapateo. Al finalizar el recorrido se proyectará en la pared del medio, entre las dos series vídeos del bailarín en blanco y negro.

Luna Arboleda (Medellín, Colombia, 1994) es una artista polifacética residente en Valladolid. Tiene formación en Audiovisuales y Arteterapia Gestalt.
Hace ocho años que realiza exposiciones. Su obra se compone principalmente de fotografías de retratos que hablan sobre la fragilidad, la delicadeza y la melancolía.

Disfruta de mezclar técnicas para dar un acabado más personal, las más utilizadas son el collage, la ilustración digital, la fotografía y la pintura.

Sus principales referentes en la actualidad son la fotógrafa Silvia Grav y Dara Scully; y los ilustradores Alex de Marcos García y Ana Santos.
En su proceso creativo, sus fuentes de inspiración son la naturaleza y la música (Atoms for peace, Animal collective). Dentro de su libertad creativa, es curioso que antes de enfrentarse a una sesión fotográfica ya tiene la fotografía en la cabeza, ha planeado la iluminación, vestuario, poses, atrezzo y hasta la edición. Procurando además que cada sesión sea diferente al resto. Son retratos intimistas que nos hablan más de ella que de las personas que aparecen.

Trabaja la fotografía como una herramienta de expresión y autoconocimiento, de conexión consigo misma y con el resto del mundo, desde sus silencios muestra su estado más puro. Es para ella una vía de escape que le ayuda a “conocerse, sentirse plena y aliviar toda la intensidad que siento dentro”.

https://lunarboleda.art

Luna Arboleda

Técnica: Fotografía e ilustración digital.
Fechas: 28/3/22-9/4/22

Visita la exposición: de miércoles a viernes de 17-21h y sábados de 10-14h. 

Portfolio: Luna Arboleda

CreVA 22

Rutas CreaVA 22